20091228

Previo a las incineraciones (sin ficción)

Desde hace algunas semanas que ya se viene escuchando la pirotecnia. Esa es una de las mejores señales de que el tiempo está pasando, de que un dígito cambiará en la mente de todos los habitantes de este planeta y de los otros, si es que también les encantan las unidades y esas cosas de los sistemas métricos decimales.
Crecí con esas explosiones. La imagen de cualquier silbador (una vez me explotó uno en la mano), de una rosa china, de los destellos en el cielo, de las papas, de los tumba casas y hasta de un tumba edificios, significan que pronto las calles se van a llenar de fuego y puuuuun!!! un nuevo año.
Sí. Es fácil darse cuenta de que ahora me he interesado de una forma peculiar en el paso del tiempo. No ha sido mi costumbre, no he sido de los que toman cualquier precaución para recibir el año, nunca he escrito en un papel mis propósitos y si los he pensado, me he quedado indagando en el primero que aparece en mi cabeza. Nunca he relacionado mi cumpleaños y un fin de año, ambos sucesos son en el mismo mes pero para mi y como seguramente para todos, eran cosas distintas, muy aparte la una de la otra.
Esta vez es diferente, pienso que los números 23 y 2010 parecen estar ligados, como si las combinaciones entre ellos y la traducción al castellano de los patrones obtenidos formarían un gran pliego lleno de las acciones de la próxima década. Parece ser que esos cambios de dígitos provocarán una cadena de acontecimientos importantes en lo que resta de mi vida y en la de los que me rodean o que simplemente, intento darle una explicación a la sensación de que el año que viene generará mucho.
No me quejo para nada del 2009. Perfectamente podría llamarlo un periodo de transición. Muchas cosas cambiaron desde el 1 de enero hasta estos días. Comencé estos 365 días como estudiante y los termino como alguien que hace freelanceo, que genera productos y que se gana sus dineritos, poco todavía, pero ahí vamos, como dice Cerati; es bueno ver como los compas que empezaron la universidad contigo tienen trabajo en su mayoría (quién dijo que para los comunicadores era difícil conseguir una plaza de trabajo? quién dijo que los que han estudiado literatura se van a morir de hambre?) Lo que había empezado hace casi 32 años con el nacimiento de mi hermana mayor llega al final de un ciclo con mi condición de hijo único; es lo mejor ver como los hijos hacen lo que desean verdaderamente de su vida y a los padres felices por ello. Lo que antes era un hobby va tomando forma profesionalmente, la fotografía ruge. El cine ya no es tan lejano, ya se va creando oficio, aunque en video no más pero seguramente pronto llegará el celuloide a nuestras vidas (hablo por los colegas, panas y brotheres de la vida: son los mismos) Aprendí a querer lo que hago fuera de un salón de clases. Fueron 12 meses donde conocí mucha gente nueva y generé buenas amistades con quienes conocía poco.
No creo que sea la etapa donde la vida toma nuevos rumbos, si no, es el momento de la vida enrumbada ( no de rumba, aunque la rumba nunca está mal) Las cosas ya han tomado forma, sólo hay que ponerlas a funcionar. Creo que es el momento adecuado para que se escuchen las famosas palabras de: que empiece la función.
A todo aquel que lea este post le deseo lo mejor para el 2010. Un buen año para todos los que me conocen y los que conocen este blog, una suerte infinita con todo lo que deseen de la vida. Buena vibra para el 2010 y toda la década.

5 comentarios:

Nacho dijo...

Grande, Juanpa. Feliz década. Llamarás para hacer películas.

Juan Pablo 6 dijo...

Pues claro pana, es más deberíamos empezar es ya. Feliz década, que se cumpla lo que queremos. Suerte, Nachín, un abrazo.

Rambihuer dijo...

Esa es JuanPa, un abrazote, te quiero un montòn. :) feliz decada

Juan Secaira dijo...

buena síntesis del año que fenece, y mucha vibra para el que comienza; bien dices enrumbarse (en todos los sentidos), vivir. UN abrazo.

Juan Pablo 6 dijo...

Vero: GRacias prima, igual un abrazote para ti, suerte en todo y sigue escalando montanas. Feliz década

Juan: Mucha buena vibra también para tí y todos tus planes. Y sí, este 2010 hay que vivir al máximo y cumplir con todo lo que deseamos.Un abrazo también.

Gracias a todos por los comentarios