20090513

Las gitanas, la comedia y la suerte.

En la actual provincia de Santa Elena, en Libertador Bolívar, desde hace más de 50 años que se empezaron a escuchar las voces de las gitanas. Era un grupo de mujeres que acompañadas de un violín y un redoblante cantaban en los eventos del pueblo, creando posteriormente, seguramente sin saberlo, lo que sus fans llaman y llamaban como "comedia". Lo lograron con la inclusión de personajes que unificaban a la gente y los artistas, creando risas y gritos, jugando con el absurdo.
Ahora, sólo quedan dos mujeres de más de una docena que cantaban cuando todo había empezado, también están el hombre del violín, el de las baquetas y el que se disfrazaba de toro, actuando en la tarima y luego entre los espectadores, asustándolos y agitando la situación. Ese ere el show. Encontrarlos a todos no fue difícil, pues algunas personas, incluso de Guayaquil, saben de su existencia. Si Ud. llega a la provincia de Sta. Elena y pregunta por ellas, no tardará mucho en encontrar información y llegar a su paradero.
Juntar a los integrantes tampoco tomó mucho tiempo, pues las distancias en estos pequeños lugares son mínimas y como casi siempre, todo se desarrolla alrededor de la plaza, que en éste caso, tiene un aire a película western por el sol que se refleja en el piso mientras el polvo se levanta, como anticipando que algo va a pasar.
Doña Maura.


Don Gerónimo.



Don Juan Pablo




Doña Alejandra.


El Rey y la Reina de los Amorfinos.

"Allá encima de ese monte hay un hueco de conejo,
aquí canta mi persona, no canta ningún pendejo"


El show en la playa.

Hay quienes cuentan historias sobre las gitanas. Cuando cantaban frente al mar de Libertador Bolívar, un joven de más de 25 años aseguraba haberlas visto cantar en Caña Grill, una de las famosas discotecas de la playa de Montañita, él se ría, decía que con mucho respeto, mientras se fumaba su porro en una de las cobachas de la orilla.
Las cantantes acostumbraban a tirar la suerte a quienes presenciaban sus actuaciones, principalmente en los matrimonios. Una fiesta no era completa si la música del grupo no estaba ahí. De esa forma se ganaban su dinerito, decían el nombre del afortunado y bajo un ritmo lento le entonaban con su vos un cumplido. Las generaciones más antiguas habían recibido la suerte y decían estar bien, no se quejaban de nada.
Creo que también me la echaron. Tampoco puedo quejarme de nada luego de ese viaje, al volver a la capital sigo escuchando sus voces y sus sonidos. Su música es pegajosa a pesar de la nostalgia y la melancolía. Es música con el poder del mar, allá las cosas siempre son diferentes. Unos nos volvemos más locos, otros se concentran más, pero es evidente que esa atracción de la naturaleza hace sus efectos.
Ayer un hermano de oficio y del alma presentó un documental sobre las gitanas, el motivo del viaje y de las fotos, y hoy miré el periódico sustentado por el estado y vi un perfil realizado a don Gerónimo, es el segundo de los integrantes que aparece en el mismo medio, antes fue doña Maura. Me acordé de todo, debía cumplir con éste post pendiente.

3 comentarios:

caramelo dijo...

MMMM COMO comenzar ? me encantaron loquito , la cara de las viejas y el escenario que tenías ahí era perfecto, buena composición de la mayoria de fotos


No se que más decir me facinarón gumabra ...

te felicito es muy buen trabajo...

abrazo.

caramelo dijo...

a por cierto me mataste con doña alejandra ,( alejandra es mi segundo nombre después de caramelo ajajaj )

me encanto la primera foto .y la del show son las que tienen más escencia..


beso.

cherry blossom girl dijo...

Está hermoso ve!! buenas fotos!!